Five Years: una odisea Bowie

Spread the love

Han sido muy pocos los músicos de rock a los que se les pueda aplicar la etiqueta de artista, en el sentido estricto de la palabra: alguien cuyo arte va más allá de su trabajo, que hace de su vida una auténtica parte de su obra, que se mantiene siempre un paso adelante con respecto a las tendencias, a los movimientos aparentemente impredecibles del gusto masivo y a los vaivenes propios de la industria. Muy pocos, sí. Pero ninguno como David Bowie.

El documental Five Years (2013) de Francis Whately es un relato esencial. En él se nos describen los años que forjaron la leyenda que quedaría grabada para la posteridad. Siguiendo un relato lineal, utilizando como premisa el título de la canción Five Years del disco The rise and fall of Ziggy Stardust and the Spiders from Mars, de 1972, el film, como su nombre deja entrever, está dividido en cinco capítulos correspondientes a lapsos más o menos sucesivos de lo que fue la carrera de Bowie en los años setenta y principios de los ochenta.

 

Five Years: una odisea Bowie 

Por – Emilio Quintero

[email protected]

 

Empezando con el período entre 1971 y 1972, Five Years arranca con el apogeo de Ziggy Stardust. Personaje a medio camino entre el alienígena, el travesti, el músico de rock y el Mesías, creado por David Bowie como vehículo para canalizar canciones de rock glam duro, este es un momento de delirio rockero en el que Bowie conocería una probada de la masividad a la que le huiría durante gran parte de la década.

Esta etapa, sin embargo, sería de corto aliento, ya que acabaría abruptamente en el 73 con la búsqueda de nuevos sonidos, enfocados más hacia el soul que se hacía del otro lado del charco. Aquí empieza el segundo capítulo del documental, en el que David Bowie emprende su sorpresiva aventura soul en álbumes como Young Americans y Station to Station. Época además en la que trabaría amistad con su colaborador de larga data, el guitarrista y productor Carlos Alomar.

 

 

 

 

Casi tocando la mitad de la década, la narración se traslada a Berlín, lugar a donde Bowie huye de la fama y los excesos, en un esfuerzo por sobrevivir a fuerza de impulso creativo. No es de extrañar que los años en la capital alemana, entonces dividida por el infame muro, produjeran los discos de la llamada Trilogía Berlín (Low, Heroes y Lodger), que coquetean con la electrónica y el krautrock, donde el camaleónico intérprete alcanzaría cuotas sin precedentes de aclamación crítica de la mano de Brian Eno y Tony Visconti como productores.

Continuando con su crónica, cambiante como el mismo artista, el siguiente capítulo de Five Years se centra entre los años 1979 y 1980, período en el que Bowie experimenta con el naciente movimiento new wave, trayendo además de regreso al célebre protagonista de Space Oddity, el mayor Tom, en la canción que da título al disco característico de esta etapa, Ashes to Ashes.

El capítulo que da cierre a Five Years ubica a Bowie de regreso en la masividad, pero maximizada: el período de explosión comercial que se dio con el disco Let’s Dance, producido por Nile Rodgers. Inesperado e impredecible, como los cambios de personaje y estilo de Bowie, el arrollador éxito pop lo sorprende, dejándole la puerta abierta a una década que apenas comenzaba y que albergaba nuevas metamorfosis para el inquieto genio londinense.

 

 

El documental #FiveYears de Francis Whately es un relato esencial. En él se nos describen los años que forjaron la leyenda de #DavidBowie que quedaría grabada para la posteridad #ApuestoalRock Clic para tuitear

 

 

 

Pieza imprescindible de información, Five Years es un recuento exhaustivo que complace al fan y sirve como tentadora ventana para el que se inicia con curiosidad por el vasto universo de la obra de David Bowie. Con una estructura sin mayores pretensiones más allá del estándar televisivo (tener en cuenta que está producido por la BBC), el documental logra, sin embargo, atrapar la atención por la profusión de material en vivo inédito y los fragmentos de entrevistas a Bowie en cada una de las épocas.

Hace poco más de tres años que David Bowie no se encuentra entre nosotros. Pero su figura pareciera no parar de crecer entre los que siempre hemos disfrutado de su música y los que vienen a descubrirlo con una mirada fresca y liberada de prejuicios. Documentales como Five Years no son sino una muestra de esto. Un verdadero artista del que, como dijo en su momento su amiga Annie Lennox, no se parará de hablar mientras que el planeta gire sobre su eje.

 

Five Years (Reino Unido, 2013)

Director: Francis Whately

 

 

 

Leave a Comment