El diablo en su corazón: The Devil and Daniel Johnston

Spread the love

Van Gogh, Rimbaud, Beethoven… la noción del genio incomprendido está tan establecida en la cultura popular que, para mucha gente, la misma es indisociable de la idea del artista. Este concepto romántico establece que el creador debe ser un individuo atormentado, alejado de la sociedad, víctima de algún tipo de enajenación mental, aficionado a los estados alterados de conciencia, con una obra autorreferencial que habla de la Humanidad como un todo mientras se mira ensimismada el ombligo.

 

En el panorama de la música popular del siglo XX y XXI, y en el rock en particular, son muchos los personajes que calzan en la plantilla del creador problemático, cuya tormentosa existencia se da por y para la creación. En esta oportunidad hablaremos de un caso especial, quizás uno de los más singulares. Un creador marginal, lleno de contradicciones, que logró convertirse en héroe del underground a pesar del infierno que ardió siempre en su cabeza. Estamos hablando del recientemente fallecido Daniel Johnston.

 

The Devil and Daniel Johnston es una documental de 2005, dirigido por Jeff Feuerzeig, en el que se explora exhaustivamente el complejo mundo de este cantautor folk, artista plástico marginal y cineasta experimental originario de Austin, Texas. Desde los ochenta, Johnston desarrolló una obra muy personal en música, plástica y artes visuales, atravesada por temas e ideas que repetía de manera obsesiva: el amor, el Diablo, Dios, la fama, los Beatles, globos oculares, Casper, boxeadores sin cerebro, patos y ranas de ojos saltones.

 

 

El diablo en su corazón: The Devil and Daniel Johnston

Por – Emilio Quintero

[email protected]

 

Luego de años de lucha contra un trastorno bipolar agravado por el uso de drogas alucinógenas, el salto de Daniel a la fama (por llamarla de alguna forma) se produce cuando es reconocido como una influencia por la generación de músicos que impulsaron el movimiento grunge y alternativo a principios de los noventa, particularmente Sonic Youth y Nirvana. Y es gracias a Kurt Cobain que el mundo sabe de Daniel Johnston: en los premios MTV de 1992 viste una camiseta con la portada de Hi, how are you?, su disco auto editado de 1983, lo que genera todo un furor mediático en torno a este misterioso personaje.

Pasada la fiebre, Daniel Johnston llega al siglo XXI con una reputación sólida dentro de los círculos alternativos del arte y la música outsider a nivel mundial. Es en este contexto que se realiza esta película, que, apoyada en entrevistas y en un extenso uso del material de archivo, nos abre una ventana para echar un vistazo dentro de una mente en la que la creación y la belleza convivían a diario con la psicosis y la marginación.

 

 

Lo que se queda prendido en la memoria luego de ver el documental es el amplio y delirante espectro emotivo que desarrolla, equiparable al imaginario alucinado del propio Johnston. Desde lo enternecedor (la secuencia en la que el propio Daniel habla de Laurie, su eterna musa inalcanzada e inalcanzable, conmueve hasta las lágrimas), hasta lo francamente perturbador (las innumerables grabaciones en audio y video de sus peleas y brotes psicóticos), pasando por los desgarradores testimonios de unos padres que ha sufrido como propia la enfermedad de su hijo, lo que The Devil and Daniel Johnston  plantea es un verdadero tour de force emocional.

Hay preguntas que quedan suspendidas en el aire, y no porque el film de Feuerzeig no sepa responderlas. The Devil and Daniel Johnston es quizá uno de los documentales más empáticos y bien construidos que se haya realizado en torno a un personaje tan difícil de aprehender e interpretar. Las preguntas tienen que ver con la naturaleza misma de la creación artística y con la figura del artista romántico confrontada con la realidad de los mortales. Si tuviésemos la oportunidad de retroceder en el tiempo y, de alguna forma, darle a un tipo como Daniel Johnston (y a los suyos) una vida normal, sin sobresaltos, con ese amor que tanto anheló pero que siempre le fue esquivo… ¿lo haríamos, aún sabiendo que esto probablemente anularía la posibilidad de la existencia de toda su obra? La respuesta no es tan fácil ni tan simple como parece.

 

The Devil and Daniel Johnston (EEUU, 2005)

Director: Jeff Feuerzeig

 

Puedes ver el documental en www.dailymotion.com/video/x2hv6zm

 

 

Un creador marginal, lleno de contradicciones, logró convertirse en héroe del underground a pesar del infierno que ardió siempre en su cabeza. Estamos hablando del recientemente fallecido #DanielJohnston #ApuestoalRock Clic para tuitear

 

 

Leave a Comment