kartzarot: Tres décadas de Rock & Roll – Entrevista

Spread the love

Entrevistamos  a Kartzarot, proveniente del País Vasco, con una propuesta fresca, de mucha calidad y sí… en idioma euskera.


Kartzarot mantiene una labrada carrera musical en la escena europea que se mantiene desde la década del 90, no sin algunos altibajos que pusieron en pausa su música, hasta finalmente regresar al ruedo.


Esta agrupación formada por Asier Vicario (voz), Roberto Mellid (guitarra), Javier Gallego (guitarra), Sergio Robredo (bajo) y Jorge Cobelo (batería), acaba de sacar al mercado su nuevo disco “L”, con un sonido que resume perfectamente lo que ha sido la historia de Kartzarot, pero sin que eso represente una nostalgia de un sonido pasado, sino que se han atrevido a continuar creciendo como músicos dentro del proceso de composición y grabación.


Tuvimos el gusto de conversar con Cobelo, Asier y Rober sobre lo que ha sido su trabajo y su nuevo disco. Esperamos que la disfruten tanto como nosotros.

 

Son una banda que cuenta con una destacable trayectoria que se remonta a los años 90 ¿Qué ha cambiado en la escena musical?

COBELO, (batería): La escena musical está infinitamente mejor ahora que en los 90. En primer lugar, en cuanto a equipo, lo que en los 90 costaba el equivalente a 2.000 euros, ahora cuesta 400 (por ejemplo). Los precios del gear han bajado mucho y gracias a internet se puede acceder a artículos que antes sólo se encontraban en tiendas físicas de las grandes capitales. En segundo lugar, ante la necesidad de aprender algún recurso técnico por necesidades de composición, ahora tienes cientos de tutoriales en YouTube donde aprenderlos, y si éstos no te solucionan el problema, seguro que tienes una academia de música de calidad cerca de casa; mientras que en los 90 sólo había conservatorios reglados y bibliografía impresa sin audio. En tercer lugar, los técnicos de sonido, ingenieros y productores ahora son auténticos profesionales de primer nivel, mientras que en los 90 un porcentaje muy alto era gente que se compraba una mesa y se dedicaba a menear botones a ver qué pasaba. Ahora sabes que siempre va a haber alguien de nivel que va a sacar el mejor sonido posible a tus conciertos o grabaciones.

Y, por último, dado el caso, ahora te puedes hacer grabaciones caseras con el PC o el Mac que, a nada que tengas un mínimo de conocimientos, superan a muchas grabaciones profesionales de hace 25 años. ¿Que ahora también hay cosas malas? Pues sí, pero hay que verles el lado bueno: por ejemplo, ahora es más difícil despuntar con tu banda porque pegas una patada a una piedra y salen setenta grupos, pero lo que tenemos que hacer los músicos es dejar de lloriquear y mirarnos el ombligo, y aceptar que para el público ese «exceso» de oferta es algo bueno. A este respecto, los músicos también debemos entender que si todos hacemos lo mismo en términos de clichés compositivos/producción/promoción es normal que no nos comamos una mierda, así que, en un momento en el que todo son facilidades y ventajas, lo que hay que hacer es un poco de autocrítica y disfrutar de lo que la situación nos ofrece.

ASIER, (voz): Ahora se hacen más bolos (conciertos). Se pueden hacer casi tantos como quieras. Y llegar a muchísima gente con las redes. Sin embargo, ninguno es comparable a los de entonces. A mi modo de ver, no sólo había más “militancia” rockera. Ir a un concierto implicaba fiesta, y quienes iban querían participar, y la comunión era mucho mayor que la de hoy en día. Hablo, claro, de underground.

Ahora vemos a algunos de los espectadores, cuando los hay, atender con indiferencia, un “pasaba por aquí y es el menos aburrido de mis planes”. Por supuesto que es, sobre todo, debido a lo que ofrecemos, que debería ser más sugerente, probablemente. Pero también considero que hay un exceso de oferta que hace que las ganas se disuelvan. Que ir a un concierto no sea un plan irrechazable, irrepetible. De hecho, este punto es lo que más me está costando asumir.

 

Un lobo es la imagen que los acompaña y que identifica la banda ¿Cómo creen que es un lobo lo que mejor los representa?

ASIER: Sí. El lobo siempre ha sido nuestro tótem. Desde que decidimos utilizar el nombre de aquel lobo que aparecía entre líneas en el Silmarillion, de Tolkien. Aunque parezca mentira, mucho antes de que casi nadie hubiera oído hablar de «El señor de los anillos». A partir de entonces, siempre hemos querido hacer una referencia al mismo en cada trabajo. En cada portada, (te revelo un secreto que no sabe nadie: es un guiño personal a Rainbow, en cuyas portadas aparece siempre algún arco iris) y en alguna de las letras de cada disco de Kartzarot. En “Arima Ez Da Galtzen” convirtiendo en lobos a los ejecutores de los desahucios, en “Stop Kaleratzeak”, y en “Erasorik Ez”, de “L”, invitando al oyente a ser lobos ante sus agresores, quienes les creen ovejas. Sí, el lobo nos representa, el lobo viejo, concretamente.

 

Frecuentemente vemos como bandas se separan repentinamente o interrumpen su trabajo. ¿Qué podrían decirles, especialmente a las bandas más jóvenes? ¿Dónde encontrar la motivación para regresar con un proyecto y no comenzar uno nuevo?


COBELO: Mi consejo a los más jóvenes es que intenten compaginar el mayor número de proyectos posibles y que se quiten de la cabeza la idea romántica de centrarse en una sola banda con el objetivo de conseguir el éxito, porque eso es un invento de la prensa rockera generalista impresa de los 80/90 para vender revistas a base de crear polémicas. En cuantos más grupos toques mejor, no sólo porque te va a venir bien como músico al afrontar diferentes perspectivas musicales, sino porque, además, vas a contribuir a crear una escena más fraternal, solidaria y con mejor ambiente entre músicos.

ASIER: Si les sirve de algo, mi experiencia personal es que, si cimentas bien un proyecto, como creo que hicimos, siempre puede volver a renacer. Nadie pensamos nunca en reunirnos, nunca. Simplemente surgió, como un sueño, como un chute de motivación con el que es un lujo poder contar a estas alturas. Que no lo descarten, que mola.

Como dice Cobelo, ningún motivo para aconsejar que no comiencen otro proyecto nuevo. En absoluto. Al contrario.

 

 

 

Su último disco lleva como título «L» ¿Qué significa? ¿Es el número 50?


ASIER: Bien tirado. Alguien que lo ve, gracias. Sí, “L” es un número romano y es un guiño a la banda. Concretamente a los 3 miembros fundadores, que, el año de salida del disco, cumplimos 50 “castañas”. Alrededor de «L», y como se ve en la portada, jugamos con palabras que incluyan esa letra y que sean influyentes en nuestro devenir… Lezama, tallas XXL, alubias con sacramentos, Athletic.

¿Cómo influyó el trabajo de Pedro J. Monge en lo que es disco más reciente de Kartzarot?

ROBER (guitarra): Pedro, además de un gran guitarrista, conocido especialmente a través de Vhäldemar, es un fenómeno como productor, especialmente entre bandas metaleras. Siempre está ahí para intentar mejorar las composiciones y en nuestra mano ha estado aceptar sus sugerencias. Al final buscas un equilibrio que satisfaga a ambas partes. En nuestro caso, las guitarras han terminado con sustanciales cambios, que desde luego agradecemos.

El resto de los componentes han mantenido en mayor medida sus ideas, pese a ciertos tira y afloja.

Aparte está el sonido logrado que mejora a nuestro álbum predecesor.

 

Cuando tenemos la oportunidad de entrevistar a bandas que componen sus letras en un idioma diferente al inglés siempre les preguntamos el porqué de esta decisión, pero en este caso quisiéramos ir más allá. ¿Por qué cantar en euskera? ¿Cómo se maneja este tema en términos políticos y hasta sociales? ¿han tenido alguna dificultad especial?


COBELO: El hecho de cantar en euskera sigue siendo un handicap y una dificultad en Euskadi si haces Metal, ya que es un idioma tradicionalmente asociado a otro tipo de estilos (Punk, Ska, Reggae…), y más en un contexto en el que el Metal no sólo sigue siendo, sino que cada vez, es más, un entorno mayoritariamente «españolista» desde el punto de vista social. A Kartzarot en concreto nos pasa que, afortunadamente desde el plano económico, el euskera nos abre puertas a conciertos muy grandes y muy bien remunerados acompañando o acompañados por bandas de otro tipo de géneros, pero dentro del metal se nos menosprecia (a nosotros y a grupos similares) por utilizar un idioma que muchos fans del género consideran «ajeno». Para mucha gente muy cerrada y muy tradicional, si algo está cantado en euskera no es verdadero Metal.

ASIER: Como letrista te digo que, una vez descartada cualquier posibilidad de éxito (hace mucho que no nos mueve ese objetivo), y aunque no considero que eso haya sido el handicap, es la forma que tengo de apoyar un tesoro como es nuestra lengua. Como público venezolano que sois, os cuento que se trata de una lengua (Wikipedia) que tiene su origen y se habla en Euskal Herria.​ Lingüísticamente, es una de las pocas lenguas no indoeuropeas de Europa y la única de Europa occidental. El euskera es además la única lengua aislada de Europa, es decir, que no tiene ninguna relación o conexión lingüística conocida con ningún otro idioma (vivo o desaparecido). Sus orígenes se pierden en el tiempo. Es un tesoro, insisto, pero para toda la humanidad. Y, sin embargo, años de opresión han estado a punto de hacerla desaparecer. Es un tesoro, como ves, del que me siento orgulloso como euskaldun (traducido: persona que habla euskera), y es mi forma de demostrar, por una parte, y de aportar nuestro granito de arena para su promoción, por otra.

 

Uno de los adelantos de su próximo disco empieza con un fragmento de un partido de fútbol de Europa League, eso no nos deja de parecer curioso; cuéntennos un poco al respecto.


ASIER: Es un capricho que me he dado. De hecho, de los 5 sólo somos futboleros Rober y yo. Y del Athletic a muerte, claro. Uniendo  lo dificultoso que me resulta decidir sobre qué escribir una letra, a las ganas que tenía de hacer un homenaje al Athletic, escribí “Gure Heroiak”. Volved a Wikipedia a informaros un poco más sobre el Athletic. En resumen, os digo que es un club, el de nuestra tierra, que ha jugado sus más de 120 años de historia con jugadores de nuestro país, Euskal Herria (la tierra en la que se habla euskera), sólo surtiéndose de jugadores forjados aquí, impertérrito a las teóricas ventajas de sus rivales, que fichan jugadores en cualquier parte del mundo, a golpe de talonario. Pues bien, aun así, es el único club, junto a Barcelona y Real Madrid (¿os suenan?), ni más ni menos, que nunca ha bajado a 2ª división; que toda su historia la ha vivido en la élite. El fragmento del partido del que hablas es el 1-3 contra el Manchester United, en Old Traford. ¿Son o no son héroes? Ese es el título en euskera: Gure Heroiak (nuestros héroes).

 

Lo anterior nos permite hacer referencia a la temática de las canciones. Sus letras tienen un alto sentido de protesta y reflexión, ¿siempre fue así? En cualquier caso ¿Qué ventajas creen que tenga la música para levantar la voz frente a estos temas?


ASIER: La realidad es que me estoy quedando sin recursos. Mi primer problema cuando me enfrento a una nueva canción es ser capaz de cantar algo digno del soporte que se me presenta. Considero un privilegio tener una canción (que, además, me encanta), a mi disposición, en la que decir lo que me dé la gana. Pero es, a la vez, un gran compromiso: tengo que estar a la altura. Si mi técnica no lo está, que al menos lo que escribo esté a la altura. No puedo utilizar ni un tema banal, ni un tema demasiado manido. No puedo cantar “sube a mi coche, esta es nuestra noche…”

Además, a la hora de defender los temas en directo, necesito que lo que diga inspire en mí algún sentimiento, cantar lo que digo creyéndomelo de verdad, para intentar al menos transmitir ese feeling al público. Si el tema me inspira melancolía, rabia, alegría… que se note.

Con todas estas limitaciones, muy a menudo me quedo en blanco, y he tenido que recurrir incluso a consultas en mi entorno en plan: ¿a qué te gustaría que le cante en nuestro siguiente disco?


Y así conseguí escribir al alzhéimer, en “Ohostutako Oroitzapenak”, reclamar condiciones dignas de trabajo en “Ametsak Izoztu”, darme el capricho, que tenía pendiente, de dedicar sendas canciones a mi pueblo y al Athletic en “Lezama” y “Gure Heroiak”, reventar de rabia contra las agresiones machistas en “Erasorik Ez” y recordar a mis compañeros que este viaje puede terminar cuando menos nos lo esperemos en “Train”. Cuando ya me quedaba sin recursos, el bueno de Rober me echó un flotador escribiendo unas ideas sobre el plan de asentamientos humanos en Marte, que retoqué, convirtiéndola en un alegato ecologista, que denuncia el expolio al que estamos sometiendo a nuestro planeta: “Lehertzeko Zorian”.

 

Gran parte de la promoción se realiza actualmente por la web. ¿Qué opinión tienen con relación al internet como el medio de difusión musical más popular?

COBELO: Internet en general y las redes sociales en particular son una maravilla para la promoción. El problema es que, desde hace como unos cinco-seis años, se está generando una burbuja de «falso éxito» basada en likes y visualizaciones de pago que luego no se corresponde con lo que ocurre en el mundo real. De nada te sirve tener 200.000 seguidores en Facebook, dos entrevistas en Rafabasa.com, salir campeón en un concurso de cd´s y tener un videoclip con 60.000 visualizaciones en YouTube si a tus conciertos van 15 personas, y en el concierto del bar de al lado hay una banda sin likes, ni visualizaciones, ni entrevistas tocando para 150. En ese aspecto, creo que lo que hay que hacer es tomar de referencia las estrategias de promoción en redes de bandas de otros géneros como el indie o la electrónica, y alejarse en la medida de lo posible de los tópicos promocionales del rock y el heavy. Haciendo esto, considero que la promoción digital es infinitamente más poderosa que la tradicional.

 

¿Es «L» el último disco de Kartzarot? De ser así, ¿por qué?

ASIER: Nunca lo sabremos. Cada estación, cada nueva curva del trayecto, es siempre una incógnita. Y estamos a gusto en ese terreno, en esa incertidumbre. Probablemente la duda se resuelva cuando editemos el siguiente trabajo.

 

 

#Kartzarot acaba de sacar al mercado su nuevo disco “L”, con un sonido que resume perfectamente lo que ha sido la historia de la banda, más de esta #Entrevista en #ApuestoalRock Clic para tuitear

 

 

¿Qué mensaje le darían a sus fans y a los lectores de ApuestoAlRock?

ASIER: A los primeros, que se pronuncien, que no sabemos si existen.

A vuestros lectores, que gracias por el interés. Por apoyarnos, por apoyaros leyéndoos, y que nos busquen en las redes y en internet. ¡Ah! Y que, si nos piden el cd por Facebook, que sepan que sólo vale 6 euros, y que nos hacemos cargo de los gastos de envío. Por último, que me gustaría conocer la versión buena de lo que está ocurriendo en ese país que acogió a mis padres y en el que nacieron mis 3 hermanos mayores, y en el que aún me queda familia, que intuyo que la información que nos llega está sesgada. Que resistan, y que todo nuestro apoyo. Ojalá podamos daros algún bolo allá. ¡Mucha fuerza!

 

https://kartzarot.bandcamp.com/

https://www.instagram.com/kartzarot_official/?hl=es-la

https://www.facebook.com/kartzarot.rogriguezblas/

https://www.youtube.com/channel/UCp34bwQYz0CkKvGhMOVZtjA

 

 

 

Entrevistamos a #Kartzarot proveniente del País Vasco, con una propuesta fresca, de mucha calidad y sí… en idioma #Euskera. Clic para tuitear

 

 

COMMENTS

Leave a Comment